El Carnaval

Asociación Tradicionalista Social y Cultural

En los primeros meses del año 1922, motivado por preservar las tradiciones y fortalecer la cultura de la comunidad de Humahuaca, varios jóvenes se reúnen en la casa del Sr. Paulino Vedia y dan origen a la Cuadrilla “La Juventud”. Por ese entonces ya existían otras agrupaciones dedicadas a promover los Carnavales Norteños, caracterizados por la alegría de su gente que baila al son de sus instrumentos autóctonos. Pero las comparsas tradicionalistas no dejaban participar a los menores de 21 años en sus celebraciones, solo les permitían a los que tenían libreta de enrolamiento. Esto motivo que este grupo de jóvenes se revelara, para permitir dar participación a los menores y diferenciarse de los veteranos; así fue como surgen con el nombre de “Cuadrilla de la Juventud”, y a todos se le asignaba grado de milicia, porque esta cuadrilla respondía al levantamiento de los jóvenes que no se les permitía participar de los carnavales. Entre las personas que formaron la primera comisión directiva podríamos nombrar a Don Paulino Vedia (Mayor) Rufino Farfán (Teniente Coronel), Berno Balcarce Sub Teniente), Donato Vega (Cabo Principal), Emeterio Cruz (Cabo Primero) y Pedro Tactaca (Cabo). Debemos aclarar que toda esta historia se escribió en base de testimonios orales de los abuelos y bisabuelos, y con el correr del tiempo se han perdido algunos datos y nombres.
Las celebraciones se realizaban igual que ahora, durante nueves días, comenzaban con el desentierro del carnaval en el mojón a la pacha mama, ubicado originariamente donde se encuentra la casa de Doña Rosa Uña, y unos metros más arriba estaba el mojón de los diablos. En principio se bailaba en alguna casa, bastaba con un salón pequeño para albergar a los simpatizantes, el alquiler se pagaba con el aporte de los que venían de otras ciudades y provincias. La gente de aquí de Humahuaca entraba gratis a los bailes, ya que colaboraban con las bebidas y comidas durante todo el carnaval. Las invitaciones se hacían en las casas de las familias a veces con almuerzo que consistía en asado de cordero, cabezas guateadas, habas, papas, choclos, quesos etc. Las bebidas que acompañaban eran: chicha, mistela y muy poco vino ya que el mismo se consumía durante la noche en los salones por bordelesas (toneles de 200 lts.), en donde también se consumía cerveza, pero en menor cantidad. Después de los nueves días de jolgorio y algarabía, se producía el despacho de carnaval, con una ceremonia tan emotiva como la del desentierro. En esa ocasión se quemaba un diablito, o se lo hacía estallar. En el año 1976, el grupo de jóvenes al frente de la Comparsa, decide darle formalidad a la institución tramitando la personería jurídica, pasando a llamarse desde entonces ASOCIACION TRDICIONALISTA SOCIAL Y CULTURAL “LA JUVENTUD”, pero más conocida en el mundo como COMPARSA LA JUVENTUD ALEGRE DE HUMAHUACA.