El Carnaval

Cosas de Cuernos

Cuentan los abuelos, que antes los diablos salían del desentierro a cara limpia y que a medida que pasaban los días, le iban creciendo los bigotes, barba, patillas y cabellera blanca. Cosa que para el domingo de tentación ya eran diablos viejos. Y que las Diablas, cuando salían el primer Sábado de Carnaval eran todas delgaditas, y a medida que iban pasando los días le iba creciendo la panza. Hasta el Domingo de Tentación, o sea al noveno mes si tomamos a cada día como un mes, nacía un Diablito. También existía otro personaje: El Gaucho, que era el que mantenía el orden en la comparsa, y cuando la Diabla tiene su hijo, el se hace cargo del pequeño Diablito diciendo que es su hijo. Entonces se produce una pelea entre él y los Diablos que le quieren quitar el Diablito porque aseguran que es hijo de ellos, y así bailaban los Diablos alrededor del Gaucho simulando la pelea. De ahí viene el tema de los famosos “Cuernos”. El Gaucho cree que el hijo es de él pero en realidad es del diablo que anduvo “metiendo sus cuernos” por ahí.