El Carnaval

Comparsa la Juventud Alegre

Esta milenaria manifestación popular, fue introducida a América por la conquista española, y paso a integrarse con las diferentes modalidades de festejar la fecundidad de la tierra en nuestras regiones. En las regiones de la Puna y la quebrada de humahuaca, el carnaval lo simbolizamos en un diablito que desenterramos bulliciosamente al pie de un cardón, churqui añoso o una apacheta, según el lugar, brindando y bailando al compás de la banda de música acompañados de anateros erquencheros y las infaltables coplas de la región. Durante los días siguientes bailaremos y cantaremos en los fortines e invitaciones familiares, calle arriba y calle abajo de un extremo al otro del pueblo acompañado por los incansables diablos. El carnaval en nuestras culturas es una conjugación de culto, mito y religión hoy bien presente y vital en las diferentes culturas de los pueblos andinos.