Leyendas

La Leyenda de Humahuaca

Al norte de Humahuaca mas precisamente, en Pueblo Viejo, vivía en una casita de piedra oculta entre las lomas el jefe de una tribu llamado Ninañahui (ojo de fuego), junto a su hija Soncocolila (corazón de paloma). La joven india poseedora de una belleza salvaje, tenia ojos negros cabellos lacio y negro trenzado, tez bronceada y cuerpo fornido.
Cuidaba su rebaño de llamas, al que llevaba todos los días a pastorear al campo. Un día mientras regresaba, intercepto su camino RUMI (piedra) un indio guerrero que había compartido su niñez con sococolila. Eran otros tiempos el cacique CATARI (serpiente) dominador de los valles del otro lado del zenta, el padre de RUMI era entonces aliado de NIÑAHUI. Pero hacia ya tiempo que los dos jefes estaban en guerra CATARI planeaba invadir el territorio de su enemigo y para concretarlo mando previamente a explorar la zona a su hijo. En esta misión se hallaba RUMI cuando se produjo el encuentro con la hermosa india, al verse recordaron el cariño que los había unido en el pasado, dejaron de lado el odio y el rencor de sus padres para encontrarse todas las tardes y así nació el amor entre ellos.
Pero el padre de SOCOCOLILA los descubrió y ordeno a su gente que formara un círculo estrecho entorno de los amantes. Uno de los indios atravesó con una flecha el cuerpo de RUMI quien cayó mal herido.
NIÑAÑAHUI prolongo su agonía en un intento de obtener información del enemigo enfurecido el cacique determino su muerte. Inútiles fueron las suplicas de su hija ante su padre, este mando a decapitar a RUMI y a colgar la cabeza en lo alto de un cardón, penas concretado el hecho observaron todas las gruesas lagrimas que caían por el rostro ensangrentado.
Atemorizados los guerreros se estremecieron y comenzaron a gritar ¡!!!! Humahuaca, Humahuaca, Humahuaca ¡!!!!!!!, la traducción seria “CABEZA QUE LLORA, LA CABEZA QUE LLORA”

Imagen