Ritos y Costumbres

El Contrapunto Coplero

La provincia de Jujuy comprende, entre otras subzonas geográficas, a la altiplanicie denominada Puna y a la Quebrada de Humahuaca. Algunos puneños y quebradeños acostumbran a cantar, principalmente en verano - entre Diciembre y Marzo- un particular discurso estético cuyo soporte físico es la palabra: el contrapunto. Esta competencia cantada ocurre cuando un varón y una mujer; o bien, dos varones o dos mujeres, se enfrentan para determinar quién es mejor coplero. Los contrapunteos entre dos personas del mismo sexo son poco frecuentes.
En estos últimos años, las investigaciones sobre el canto coplero se han multiplicado. Es importante aclarar que ya no se estudia la copla suelta como en décadas anteriores. Actualmente, los estudios se centran en performances culturales completos como pueden ser un festival veraniego o un ritual de señalada de ovejas. En ellos, se cantan rondas o contrapuntos. Los géneros discursivos son depositarios de la memoria de una cultura. El género "contrapunto" refracta y conserva representaciones sociales del sujeto puneño-quebradeño acerca de las relaciones sexuales y de algunas instituciones sociales.
Se puede identificar dos etapas de la evolución contrapuntística con sus respectivas condiciones culturales teniendo en cuenta que las transformaciones de los géneros discursivos están estrechamente vinculadas a los cambios sociales:
1. Etapa del contrapunteo ritualizado: Las fiestas de los indios, durante los tiempos coloniales, constituyen el contexto de enunciación de los primeros registros de poesía oral improvisada en la región andina. Guaman Poma de Ayala, en Nueva crónica y buen gobierno I (1987), en el folio 319 [321] registra dos discursos de carácter contrapuntístico. Cabe aclarar que el cronista peruano no utilizará en ningún momento el término "contrapunto" para su denominación. Un ejemplo es el siguiente:
[Dize el Hombre:] "Chaymi, Coya" "Aquí está, Reina"
[Responde la Mujer:] "Ahaylli" "Ahaylli"
[Dize el Hombre:] "Chaymi, Palla" "Aquí está, señora."
[Responde la Mujer:] "Ahaylle, pata llanpi ahaylle." "Ahaylli, encima no más, ahaylli."
[Dize el Hombre:] "Chaymi, nusta." "Aquí está, princesa."
[Responde la Mujer:] "Ahaylle." "Ahaylli."
[Dize el Hombre:] "Chaymi, Ciclla." "Aquí está, florcita."
[Responde la Mujer:] "Ahaylli." "Ahaylli."(320)
Otro testimonio de la práctica contrapuntística en el territorio del Noroeste argentino, hacia la segunda mitad del siglo XVIII, se halla en El lazarillo de ciegos caminantes (2008: 148), obra escrita por Alonso Carrió de La Vandera o Concolocorvo entre 1771 y 1773 durante su viaje de Buenos Aires a Lima.
Los contrapunteos de esta primera etapa tienen una marcada impronta ritual asociada al tiempo de las cosechas y del carnaval.
2. Etapa del contrapunteo como espectáculo: Desde el rito al espectáculo se extiende un espacio en el cual lo sagrado deviene en utilitario. Con la aparición de las tecnologías de la comunicación (amplificadores, estudios de grabación, etc.) en la Quebrada de Humahuaca, se producen cambios tanto en los medios de producción cultural como en los discursos producidos. El contrapunto migra de los rituales de multiplico a los espectáculos masivos y comerciales. Se estabiliza como discurso competitivo. Un varón y una mujer cooperan, pero a la vez compiten por un premio, frente a un auditorio que ya no participa de una ritualidad.
Surgen los contrapuntos inmediatos institucionalizados. Se los denomina así porque hay instituciones públicas (municipios, centros vecinales, etc.) y privadas (grupos comerciales, comparsas, etc.) que organizan los espectáculos en donde se contrapuntea. Estos cambios obedecen, además, al paso de una economía tradicional a una urbana y a las tendencias comerciales acentuadas con la Declaración de la Quebrada de Humahuaca como Patrimonio Natural y Cultural de la Humanidad. Un ejemplo es este fragmento de contrapunto grabado en la XVI Festiferia Interprovincial realizada en Iturbe (Jujuy) en el año 2002.
VARÓN
A vos, vidita, te digo
dos cositas numá hay ser (Bis).
Tú matalo a tu marido.
Yo mato ya a mi mujer (Bis).
MUJER
Yo no mato a mi marido
porque mucho yo lo quiero (Bis).
Vos cuida a tu mujer.
Ella te ha queriu primero.
Vos cuida ya tu mujer.
Ella te ha queriu primero.
VARÓN
Dejá de joder, vidíta,
dejá de andar adulando (Bis).
Le vu'a a avisar a tu marido
que le andás carneriando (Bis).
MUJER
Por aquella banda,
por aquel sendero (Bis),
por áhi se va mi vidita
y astudo como carnero (Bis). (Risas de la contrapunteadora)
NOTA: Este fragmento es un extracto de la tesis de Maestría "El contrapunto como discurso social heterogéneo" escrita en el 2010.

Imágenes